¡Cuidado con el calor! Nos puede hacer cometer errores al volante

¿Sabías que la temperatura que hay el interior del habitáculo afecta a las capacidades de conducción del automovilista y, por tanto, a su seguridad vial?

Así es: estar al volante de un coche que está a 35ºC equivale a conducir tras haber ingerido 5 cervezas.

¿Te sorprende? El calor nos aletarga. Y esto en la práctica implica que los tiempos de reacción de los conductores se dilatan… y aumentan los errores…

Por ejemplo: cuando la temperatura del habitáculo es de 30ºC, el tiempo de reacción del automovilista es un 22% más lento y el riesgo de cometer errores al volante se incrementa un 20%.

Si la temperatura del interior del coche supera los 35ºC, el automovilista dejaría de percibir cerca del 20% de las señales en carretera y cometería un 35% más de errores.

La explicación la encontramos en el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Las altas temperaturas afectan a la glándula del hipotálamo, situada en el cerebro, y que además de regular la temperatura corporal se encarga de gestionar el sueño, el estado de ánimo o la capacidad de reacción frente a lo inesperado.

Cuando conducimos con calor podemos encontrarnos con problemas como

  • Cansancio
  • Sensación de sueño
  • Problemas de atención
  • Etc.

¿Qué podemos hacer para que el calor no comprometa nuestra seguridad vial?

Sobre todo, evitar conducir en las horas de más calor.

Evitar comer en abundancia o beber alcohol, pero sí hidratarnos con agua o refrescos.

Y, por supuesto, llevar el aire acondicionado a punto. Para esto último, cuentas con la ayuda de tu InterTaller de confianza.