¡Ojo! En invierno también hay que revisar el sistema de refrigeración del coche

En toda época del año, el motor del vehículo alcanza elevadas temperaturas durante su funcionamiento. Para proteger al motor está el sistema de refrigeración del coche, un sistema sofisticado en el que el mantenimiento del líquido refrigerante / anticongelante es clave, así como la bomba de agua.

Muchos automovilistas caen en el error de pensar que en los meses de bajas temperaturas no hay que preocuparse tanto de la refrigeración del motor. Sin embargo, esta es imprescindible en todo momento. Un fallo en el sistema de refrigeración del coche puede provocar problemáticas averías.

De hecho, según los estudios estadísticos del RACE, los problemas con la bomba de agua son la causa de numerosas solicitudes de asistencia en carretera. Aunque si descuidamos el mantenimiento los problemas pueden venir por otros componentes, como el radiador, el propio líquido refrigerante / antincongelante…

¿Qué debemos hacer los automovilistas como parte activa del mantenimiento preventivo del coche?

Lo primero, revisar con frecuencia el nivel de líquido refrigerante / anticongelante. Se debe reponer cuando sea necesario. Si las reposiciones parecen demasiado frecuentes hay que acudir al InterTaller de confianza para detectar las posibles fugas. En todo caso, el líquido refrigerante se debería sustituir cada dos años o a los 40.000 kilómetros.

Lo segundo, hacer una revisión general del coche en tu InterTaller de confianza. En esta revisión tu mecánico de cabecera echará un vistazo al sistema de refrigeración y te informará si quizás hay fugas, algún manguito en mal estado etc.

Recuerda que si hay problemas con este sistema el motor puede estar sometido a temperaturas inadecuadas y eso puede desencadenar importantes averías.

Por eso, si aún no has realizado el mantenimiento a tu coche, ¡no esperes más! Tienes más de 200 centros InterTaller; encuentra el tuyo aquí.