¿Balsa de agua a la vista en la carretera? Modera la velocidad para proteger los rodamientos

Por suerte, no es algo con lo que nos encontremos tan habitualmente, pero todos los automovilistas conocemos algún tramo de carretera en el que haya tendencia a que se formen grandes charcos o balsas de agua cuando llueve con cierta fuerza.

¿Cómo debemos actuar ante esos charcos de gran tamaño?

En general, los conductores solemos reducir la velocidad. Es lógico: el agua nos impide ver qué hay oculto, y con tanta agua la adherencia de los neumáticos se ve comprometida.

Pero la seguridad vial no es la única razón por la que no debes circular a alta velocidad por encima de una balsa de agua importante. Y es que la penetración de toda esa agua en los bajos del coche, especialmente si es con cierta violencia (si estamos circulando rápido) puede causar daños en componentes ubicados en las partes bajas del vehículo.

Precisamente, los rodamientos son uno de los componentes que pueden sufrir por pasar encima de un charco sin cuidado, ya que su desgaste puede verse acelerado.

Es muy importante que los rodamientos del vehículo estén en buena forma. Por eso, especialmente si escuchas algún ruido proveniente de ellos, acude a tu InterTaller de confianza cuanto antes. Y en carretera, recuerda evitar riesgos y circular con mucha precaución y velocidad reducida ante la presencia de charcos.