¿Conduces en invierno con el abrigo puesto? Te contamos por qué no deberías hacerlo

Las estaciones con climatología más extrema influyen mucho en cómo vestimos, también al volante. Así, si en verano nos sobra todo, en invierno quizás nos faltan prendas que echarnos encima… Pero éste es otro de esos casos en los que tanto el exceso como el defecto no son buenos.

Conducir sin camiseta o descalzos o en chanclas es peligroso y nos pueden multar. Pero conducir con botas para la nieve, bufanda, abrigo y guantes en estos meses fríos tampoco es una buena idea.

Durante la conducción debemos estar cómodos y “sentir” todos los instrumentos de trabajo, es decir, pedales, volante, palanca, botones…

Unas botas muy rígidas, con suela gruesa pueden ser muy adecuadas para una travesía de montaña, pero no para conducir. Probablemente no sentirás el pedal si te calzas unas botas así y eso puede derivar en una conducción torpe y peligrosa. Muchas mujeres a las que les gusta usar tacones altos, comprenden que ése no es el calzado adecuado para conducir y por eso suelen llevar siempre en el coche sus zapatillas de conducir o similar. Esto lo podemos hacer todos: si el calzado que necesitamos en el lugar de destino no es el adecuado, simplemente basta con calzarse algo correcto para ponerse al volante y luego cambiar de calzado. Sencillo y seguro.

¿Frío en el coche? Pon la calefacción, pero quítate el abrigo o chaqueta acolchada. Estas prendas suelen ser voluminosas. Por tanto, además de incómodas para conducir, son inseguras ya que en caso de impacto el cinturón de seguridad pierde efectividad al haber esa capa de más entre el sistema de retención y el cuerpo al que debe proteger. Esto es aplicable también para mantas: si alguien se coloca una manta encima, nunca debe interrumpir la conexión entre el cinturón de seguridad y el cuerpo.

¿Y qué hay de guantes, bufandas o gorros? Tampoco están aconsejados, salvo que sean adecuados para conducir. Por ejemplo: se puede conducir con guantes si éstos son adecuados para sujetar bien el volante. Existen guantes específicos para conducir y suelen ser de piel o polipiel. Cuando llevamos guantes de punto o lana es habitual que nos sintamos torpes, se nos caigan cosas… Así que mejor no usarlos para conducir.

Los gorros se pueden emplear siempre que no tapen las orejas o tengan elementos que nos puedan distraer o comprometer la visión.

En cambio, el uso de pañuelos o bufandas no está prohibido, pero sí desaconsejado: y es que, en caso de impacto, estas prendas de vestir pueden engancharse y provocar estrangulamiento…

Tanto en invierno como en verano, la ropa y el calzado deben ser cómodos y flexibles para conducir también de forma cómoda y flexible.