¿Cuánto hace que no haces cambiar el líquido de frenos del coche? ¿Sabes que es conveniente hacerlo cada dos años?

¿Cómo frena tu coche? ¿La frenada es de calidad? Haz memoria: ¿es como la del primer día? ¿O quizás con el tiempo la frenada de tu coche ha perdido calidad y necesitas más tiempo y más metros para detener el coche por completo?

En realidad, esto es bastante frecuente. Con las prisas y las preocupaciones del día, los automovilistas acabamos por “acostumbrarnos” a una frenada que ya no es óptima. Y nos olvidamos de revisar y cuidar uno de los sistemas clave del vehículo en lo que respecta a la seguridad: el sistema de frenado.

Pero imaginemos que no hemos notado nada. Que creemos que el coche frena bien, aunque no sea así. ¿Cómo podemos comprobar el líquido de frenos?

Sin duda, lo mejor es hacer una revisión anual en tu InterTaller de confianza donde comprueben uno por uno los puntos de seguridad más importantes del coche.

En tu InterTaller utilizarán algún medidor o comprobador. Un aparato especial (como los que existen para las baterías) que ayuda al mecánico a determinar si el líquido de frenos está en buenas condiciones o no. La clave para saber si el líquido de frenos todavía es válido o ya hay que cambiarlo es su punto de ebullición.

Nuestro consejo es realizar este tipo de chequeos al menos una vez al año.

Y es realmente necesario. El líquido de frenos tiene tendencia a absorber humedad y esta humedad lo “contamina” y afecta a su rendimiento. De hecho, pueden llegar a producirse burbujas de aire en el interior del circuito hidráulico durante la conducción y esto es realmente peligroso.

¿Cómo y cuándo cambiar el líquido de frenos del coche?

La máxima fundamental a la hora de cuidar el líquido de frenos del coche es revisar que el nivel sea el adecuado cada poco tiempo. Por ejemplo, cada dos o tres meses o después de haber recorrido 2.000 kilómetros.

Es muy importante que el nivel sea el indicado, ni menos ni más (el líquido de frenos es altamente corrosivo y si se derrama dentro del compartimento motor puede causar serios problemas).

Respecto al cambio del líquido, se debe tener en cuenta el kilometraje recorrido, pero también el tiempo, es decir, la “edad” que tenga el líquido de frenos.

El intervalo de cambio por kilometraje, vendrá indicado por el fabricante, aunque suele estar entre los 40.000 y los 80.000 kilómetros.

En cuanto a la “fecha de caducidad” del líquido de frenos o a su vida útil, es de unos dos años.

Pero, insistimos, lo mejor es tener una rutina de revisión del coche en tu InterTaller de confianza al menos una vez al año. ¡Te esperamos!