¿Están los neumáticos de tu coche a punto? Usa el truco de la moneda para saberlo

¿Hace cuánto que no piensas en los neumáticos de tu coche? ¿Sueles revisar la presión? ¿Qué no haya deformidades en la banda de rodadura? ¿Que la profundidad del dibujo sea segura?

De hecho, lo aconsejable es realizar estas operaciones una vez al mes. ¿Te parece demasiado? No lo es tanto… piensa que las ruedas son absolutamente la única parte del coche que toca la carretera, el asfalto… Piensa en la temperatura que alcanzan, lo que rozan, el desgaste al que están sometidas…

Por eso, siempre antes de un viaje y con elevada frecuencia (una vez al mes, como decíamos) hay que comprobar el estado de los neumáticos.

Para verificar que el nivel de adherencia de las ruedas es seguro hay que fijarse en el desgaste del dibujo presente en la banda de rodadura.

El mínimo legal es de 1,6mm de profundidad; sin embargo, los talleres aconsejamos cambiar las ruedas antes de llegar a ese mínimo, por el bien de tu propia seguridad.

Los vehículos más modernos ya cuentan con sistemas que nos alertan de cuándo hay que cambiar las ruedas o ajustarles la presión. Los más antiguos disponen de testigos en las acanaladuras, pero también con una simple moneda de un euro puedes averiguar de forma rápida y sencilla si los neumáticos de tu coche aún están en disposición de seguir circulando con seguridad.

La comprobación es muy fácil: se coloca de lado la moneda de euro sobre el dibujo y si el borde dorado queda cubierto significa que el neumático no está en el límite de desgaste y que podemos seguir utilizándolo.

En caso contrario, acude a tu InterTaller de confianza para sustituir las ruedas: unos neumáticos desgastados tienen menor adherencia y causar problemas en la frenada, de deslizamiento etc.