¿Sabías que el número de accidentes de tráfico sube de media un 7,4% cuando llueve? Toma medidas para conducir con seguridad incluso con lluvia

Aunque en las zonas habituadas a la presencia de precipitaciones lluviosas éstas no suelen tener un gran impacto, los días de lluvia los accidentes de tráfico suben un 7,4% a nivel nacional.

En las áreas geográficas más lluviosas, como decimos, apenas se nota esta circunstancia ya que los conductores están ‘acostumbrados’ al agua en forma de precipitación. Pero en otras zonas más secas sí hay un gran impacto. Para muestra un botón: en Zaragoza los accidentes de tráfico aumentan nada menos que un 27% cuando llueve.

Así que, en general, los automovilistas debemos considerar la lluvia como un factor importante a la hora de conducir. Y es que la lluvia influye de muchas formas en la conducción debido sobre todo a dos puntos:

  1. El asfalto está húmedo e incluso en ocasiones encharcado. Lejos de ser una obviedad, la humedad del asfalto afecta a cuestiones tan graves como el agarre de los neumáticos, la eficacia de los frenos y la distancia de frenada…
  2. La visibilidad disminuye. Ni vemos igual cuando llueve que cuando el cielo está despejado... ni nos ven igual.

Esto significa que los automovilistas debemos adaptar la conducción a las circunstancias. Y la lluvia es una circunstancia. Puede ser más o menos fuerte, con o sin tormenta… Y en consecuencia, habrá mejor o peor visibilidad, agarre etc.

4 consejos de seguridad para conducir cuando llueve

Reduce la velocidad.

Si, como hemos dicho, la visibilidad se reduce, así como la adherencia de los neumáticos e incluso es necesaria más distancia para frenar, la primera acción lógica es adaptar la velocidad a esas circunstancias.

Si se produce una lluvia muy fuerte o te encuentras con balsas importantes en la carretera no dudes en reducir al máximo la velocidad o incluso detener el vehículo (en el arcén, y sin entorpecer a quien quiera continuar la marcha) si lo consideras necesario. Seguridad, ante todo.

Evita el fenómeno del aquaplaning.

La reducción de la velocidad (o más bien, la adecuación de la velocidad al escenario de lluvia) ya contribuye a evitar el aquaplaning, pero aún así podría suceder. El  aquaplaning  se produce cuando los neumáticos pierden el contacto con el asfalto… en consecuencia, perdemos también el control del vehículo. Si esto sucede evita frenar y utiliza el freno motor para que el coche se vaya deteniendo. En el caso de que el automóvil se vaya hacia un lado, no intentes redirigirlo al lado contrario, ya que será más fácil (y más rápido) recuperar el control del coche en la misma dirección que ha tomado el vehículo.

Utiliza las luces cortas.

Debido a los problemas de visibilidad que acompañan a la lluvia, es aconsejable encender las luces cortas. De esta manera los demás conductores y usuarios de la vía podrán detectar nuestra presencia mejor. Evita conducir si no ves lo que hay frente a ti

Lleva tu coche a punto.

Para conducir con seguridad cuando llueve es muy necesario que el coche esté en óptimas condiciones, especialmente componentes como los neumáticos, la dirección, el sistema de frenado, el alumbrado etc. ¿Lo mejor? Hacer revisar tu vehículo periódicamente en tu InterTaller de confianza. ¡Te esperamos!