¿Sabías que es aconsejable revisar el radiador del motor?

Y puedes aprovechar el cambio del líquido refrigerante para hacerlo. Porque ambos componentes trabajan en equipo, formando parte del sistema de refrigeración del vehículo.

Este sistema es muy importante, ya que se encarga de refrigerar el motor mediante la circulación del líquido refrigerante por el circuito.

El motor de un vehículo, durante el desempeño de su trabajo, alcanza elevadas temperaturas. Para evitar que algunas piezas lleguen a fundirse y ayudar a minimizar el desgaste y consumo es fundamental mantener el sistema de refrigeración en buen estado.

Hacerlo es bastante sencillo.

Para empezar, es importante tener a punto el líquido refrigerante, revisando a menudo que esté a nivel y sustituyéndolo una vez al año o cada 20.000 kilómetros ya que este componente, al igual que otros, se degrada con el tiempo.

Además de eso, el radiador del vehículo también debemos hacerlo revisar en nuestro InterTaller de confianza. Las revisiones del radiador hacen hincapié en revisar que no haya fugas en el sistema, así como en la limpieza de este componente.

Como siempre, lo realmente aconsejable es que hagas una revisión anual del estado general del coche. Mediante este sistema, un mecánico de tu InterTaller de confianza revisará los principales puntos de seguridad de un vehículo, lo cual ayuda a evitar averías. ¡Te esperamos!