¿Sabes cuándo cambiar o revisar los principales componentes de tu coche?

¿Sabes cada cuánto tiempo o cada cuantos kilómetros hay que revisar o cambiar los principales componentes de tu automóvil? Si te preocupa el mantenimiento de tu coche, consulta los períodos recomendados por el fabricante y sigue las revisiones indicadas. Y recuerda que puedes hacerlo en tu InterTaller de confianza sin perder la garantía. Descubre el más cercano desde nuestro buscador de talleres.

No obstante, y a título orientativo, estos son los componentes más comunes y sus períodos de sustitución habituales.

  • Airbag: Si tu coche cumple 10 años, revisa su estado de conservación.

  • Aceite de la caja de cambios: Da igual que tu coche equipe una caja de cambios manual o automática. Revisa el aceite cada 18 meses o cada 15.000 kilómetros.

  • Amortiguadores: Su desgaste no siempre es perceptible, revísalos cada 20.000 kilómetros.

  • Batería: Revisa su comportamiento una vez al mes.

  • Bujías: Cada dos años o 40.000 kilómetros. (Gasolina)

  • Cables de bujías: Cada 6 años u 80.000 kilómetros. (Gasolina)

  • Correa de la distribución: Consulta las recomendaciones del fabricante y sigue los consejos de tu taller. Su deterioro no es fácilmente perceptible para la mayoría de los conductores.

  • Escobilla y líquido limpiaparabrisas: Cada dos semanas o cada 500 kilómetros.

  • Filtro de aceite: Cámbialos siempre que realices un cambio de lubricante.

  • Filtro de aire: Una vez al año o cada 15.000 kilómetros.

  • Filtro de combustible: Siempre que visites tu taller independientemente de que tu coche sea diesel o gasolina. La salud de tu motor depende de su estado.

  • Filtro de habitáculo: Revisa periódicamente su estado. El entorno de conducción incide directamente en su mayor o menor deterioro.

  • Iluminación: Revisa el estado del sistema una vez al mes.

  • Líquido de frenos: Comprueba su estado cada 30.000 kilómetros. Cada 2 años como máximo.

  • Pastillas de freno: El sistema de frenos del automóvil se debe revisar una vez al año. Es recomendable que compruebes el estado de discos y pastillas de freno cada 15.000 kilómetros.

  • Líquido refrigerante: Cada 2 meses o 1.000 kilómetros.

  • Lubricante: Comprueba su estado cada 1.000 – 1.500 kilómetros. Aunque las nuevas motorizaciones y formulaciones permiten cambios más dilatados, es recomendable que lo sustituyas a partir de los 15.000 kilómetros. Tu motor lo agradecerá.

  • Neumáticos: Asegúrate de revisar la presión de los mismos cada 2 meses. Comprueba su dibujo y desgate una vez al mes.