4 buenos hábitos de mantenimiento que te ayudan a ahorrar

El automóvil es un sistema. Un sistema de pequeñas piezas que se relacionan entre sí. Piezas que giran, que suben y bajan, que presionan, que fluyen, que sujetan… Cada pieza, por pequeña que sea, tiene su función. Y entre todos esos componentes y piezas fabrican la magia del movimiento, la magia del confort en el viaje.

Para que todo siga funcionando como debe hay que vigilar el sistema. Realizar un mantenimiento.

Igual que de vez en cuando actualizamos el software del teléfono. Sabemos que si no hacemos esa operación el teléfono quizás no funcione como deba. Puede que incluso nos acabe por dejar “tirados”.

Con el coche sucede lo mismo. Debemos vigilar. Actualizar. Cambiar. Reponer.

La fórmula del mantenimiento es plan de salud de tu coche. No tengas ninguna duda. Programar y gestionar el mantenimiento del coche es lo que te ayudará a ahorrar. En averías y en visitas sorpresa al taller.

Los buenos hábitos del mantenimiento del coche

Planifica el mantenimiento con el calendario en función del tiempo y el kilometraje.

La mayoría de las piezas del vehículo tienen una vida útil que se mide por tiempo y/o kilometrajes. Tener esto en cuenta es clave para planificar las visitas al taller. En el libro de mantenimiento del coche tendrás pistas sobre cuándo cambiar el aceite o los amortiguadores o cargar el aire acondicionado. O también puedes consultar a tu InterTaller de confianza.

Haz una pequeña revisión cada mes de los puntos de seguridad más importante.

No te llevará más de 15 minutos comprobar los neumáticos, la iluminación, los niveles de los líquidos… Imagina que adquieres esta rutina y observas que el aceite baja de nivel y no sabes por qué… Puedes haber descubierto el inicio de un problema que, en caso de no tomar medidas, se convierta en una costosa avería. Más vale prevenir que curar, siempre.

Limpia el coche con frecuencia.

¿Eres de los que lavas el coche a conciencia… sólo para bodas, bautizos y comuniones? Cuidar la apariencia del coche y su limpieza interior es también muy importante. Contribuye a evitar el deterioro de la pintura, de gomas etc.

Presta atención a los sonidos: tu coche te habla

Casi todos los automovilistas conducimos escuchando música, o la radio, o conversando. Pero, de cuando en cuando, deja que se haga el silencio y escucha. Tu coche da señales de salud (o enfermedad) también a través de sus sonidos. Ante cualquier cosa extraña, ¡acude a tu InterTaller de confianza!