Cómo asegurar la buena salud de la correa de distribución del coche

Todos sabemos que la correa de distribución es una pieza que se desgasta y que hay que cambiarla a modo de prevención antes de que llegue a romperse.

Y es que si se rompe la correa de distribución con el coche en circulación se pueden producir graves daños en el motor del vehículo.

Pero, ¿podemos estar totalmente seguros de que la correa de distribución no corre peligro hasta que nos acercamos al intervalo de kilometraje señalado por el fabricante del coche?

Lo cierto es que no.

No sólo el tiempo y la cantidad de kilómetros recorridos influyen en el estado de la correa de distribución.

Por ejemplo, nuestra forma de conducir tiene mucha influencia en el estado del vehículo, así como de componentes como la correa de distribución. Una conducción agresiva, a alta velocidad, con frenazos y acelerones, puede hacer que muchas piezas se desgasten prematuramente, entre ellas, la correa.

Conducir por zonas muy polvorientas con mucha frecuencia también puede acabar dañando algunos componentes del coche, como la correa de distribución, debido a la acumulación de polvo y suciedad.

¿La solución? Hacer revisar el coche en tu InterTaller de confianza al menos una vez al año. Los ojos expertos de tu mecánico de confianza de InterTaller pueden detectar problemas o aconsejarte cambiar una pieza preventivamente, antes de que se convierta en un problema.

Por supuesto, llegado el caso, la vida de una correa de distribución no debe alargarse más allá de los kilómetros indicados por el fabricante.