Cómo interpretar la etiqueta del neumático

Como la mayoría de automovilistas sabe, los neumáticos del coche son uno de los factores que más influyen en la seguridad en carretera. Elegir los neumáticos para el automóvil no debería consistir únicamente en saber el diámetro y buscar la rueda más barata. Para ayudar a los automovilistas a conocer de forma fácil y sencilla las prestaciones de los distintos neumáticos presentes en el mercado, desde la Unión Europea se puso en marcha la llamada etiqueta del neumático.

Desde noviembre de 2012, la etiqueta del neumático es un distintivo obligatorio gracias a la que los automovilistas tenemos información sobre eficiencia energética, agarre en mojado y nivel sonoro de un neumático antes de adquirirlo.

La etiqueta europea del neumático es un estándar que nos ofrece información sobre estos tres puntos mencionados: la eficiencia, la adherencia y la emisión de ruido exterior.

La etiqueta europea del neumático funciona de manera parecida a la etiqueta que vemos cuando vamos a comprar un electrodoméstico: los distintos factores son “puntuados” y así sabemos si estamos ante un neumático que consume más o menos, que hace más o menos ruido etc.

Eficiencia energética

Lo que mide la eficiencia energética es coeficiente de rozamiento: cuanto más alto sea, mayor será el consumo de carburante.  Los neumáticos en este sentido son clasificados desde la letra A (los que menos consumo producen) hasta la G.

Adherencia en mojado

Se trata de un indicador importantísimo para la seguridad vial, ya que nos dice el agarre de la rueda al asfalto. La clasificación va de la letra A (máxima adherencia) a la letra G.

Nivel de ruido

El ruido ha demostrado ser otra forma de contaminación y cada vez se combate de forma más intensa. La etiqueta europea del neumático nos proporciona información sobre el nivel de ruido de un neumático en decibelios. Junto al valor numérico en decibelios aparecerán una serie de ondas que ayudan a interpretar esos decibelios: un neumático con una sola onda en negro es menos ruidoso que uno con tres ondas.

No, no todas las ruedas son iguales ni aportan lo mismo

¿Crees que las únicas diferencias existentes entre los neumáticos son la medida y el precio? Esto no es así en absoluto. Puede haber grandes diferencias de calidad entre un neumático y otro. Diferencias de mucha importancia en situaciones inesperadas en carretera, como un frenazo, agua, un obstáculo repentino etc.

En una de esas situaciones, querrás contar con un buen neumático, fiable y de calidad.

Todo empieza en el mantenimiento del coche y los neumáticos

Pero hay que recordar que nada de esto tiene sentido si como automovilistas no vigilamos el estado de los neumáticos del coche con frecuencia. Es necesario chequear las ruedas: revisar el desgaste, la presión etc.

¿Necesitas ayuda para elegir los neumáticos más seguros para tu coche? Ven a tu InterTaller de confianza más cercano, resuelve tus dudas y gana en seguridad.