Cambia el líquido de transmisión a tiempo para evitar problemas en la caja de cambio automática de tu coche

Cada vez circulan por nuestras carreteras más automóviles con caja de cambio automática. 

Una solución práctica y cómoda tanto para la salud del coche como para el propio automovilista.

Pues bien, si tu coche cuenta con caja de cambio automática la regla de oro para cuidar su salud y evitar problemas es sustituir el aceite de transmisiones automáticas.

Esta sencilla operación de mantenimiento alarga la vida de la caja de cambio automática.

Eso sí, siempre que el automovilista respete estas dos reglas básicas:

  • Como siempre que hablamos de cambios de aceites y lubricantes, el cambio de líquido de transmisión de caja de cambio automática NUNCA debe retrasarse. Hay que hacerlo cuando toca según el libro de mantenimiento del vehículo o incluso un poco antes para evitar sufrimiento de esta parte del sistema del coche. La norma general es sustituir el líquido de transmisión cada 60.000 kilómetros o cinco años como mucho.
  • Igualmente, hay que elegir el líquido de transmisión ADECUADO para la marca y modelo del vehículo. No vale cualquiera.
La forma más sencilla de hacerlo bien es llevar tu vehículo a tu InterTaller de confianza. Si lo haces una vez al año, tu mecánico de cabecera controlará qué toca cambiar y cuándo para ayudarte a mantener tu coche en perfecta forma. Encuentra tu InterTaller aquí.