Este invierno, recuerda revisar la batería de tu vehículo. ¡Hazlo en la revisión anual del coche!

¿Quién no recuerda esa estampa tan invernal de algún automovilista tratando de hacer arrancar su coche, mientras la batería, testaruda, parece estar sin fuerza y se niega? Parece que los coches han cambiado y evolucionado muchísimo. También las baterías, por supuesto. Pero el invierno sigue siendo una época dura para la batería del coche.

No es para menos. Activamos la luneta térmica para desempañar los cristales del coche, ponemos el climatizador para calentar el habitáculo, escuchamos música y puede que incluso los niños estén en las plazas traseras viendo una película. Y todo bebe de la energía de la batería.

Sin embargo, no tenemos por costumbre hacerla revisar y eso nos causa algún que otro disgusto. De hecho, los problemas con la batería siguen encabezando la lista de motivos por los que llamamos a la asistencia en carretera. Tanto en invierno como en verano.

Lo cierto es que las baterías actuales no necesitan mantenimiento en sentido estricto. Además, no conviene que sean manipuladas por el automovilista.

Pero sí es muy aconsejable hacer revisar la batería por el mecánico de confianza de maneta periódica.

Pensemos en la gran cantidad de componentes electrónicos que hay en el coche y que necesitan que la batería esté en plena forma. Por ejemplo, si la batería nos diese problemas se podría interrumpir la alimentación del ordenador de a bordo que hoy día tienen casi todos los coches modernos y ocasionar la pérdida de datos o configuraciones determinadas.

¿Nuestro consejo? Haz una revisión anual como mínimo. En tu InterTaller de confianza chequearán los puntos de seguridad y mantenimiento básicos. Incluida la batería. Una pequeña inversión de tiempo que tu coche y tu seguridad vial agradecerán. ¡No esperes más y prepara tu revisión anual ya mismo!