La primavera está aquí: ¿cómo está el filtro anti polen de tu vehículo?

Seguro que ya te has dado cuenta: en los parques y calles de los pueblos y ciudades han empezado a aparecer flores que anuncian la llegada de la primavera. Incluso en algunas zonas los vehículos aparecen cubiertos de esa fina capa de polvo amarillo: ¡el polen!

Para muchas personas este cambio de estación implica un momento complicado del año, sobre todo aquellos automovilistas que sufren de alergias en mayor o menor medida.

Picor y escozor en los ojos, lagrimeo, estornudos… Las alegrías primaverales suelen conllevar incómodos síntomas que además pueden comprometer la seguridad de la conducción. Además, los pasajeros del vehículo con alergia, asma etc. sufrirán innecesariamente en el interior del habitáculo.

Algo fácilmente evitable llevando a punto el llamado filtro de polen. Este filtro se ocupa de retener las impurezas y partículas nocivas de manera que no lleguen al interior del vehículo. Así automovilistas y compañeros de trayecto respiramos un aire más limpio y saludable.

Merece la pena revisar el estado de este filtro periódicamente, sobre todo en este momento en que lleva la primavera. Lo cierto es que en función de factores como el uso que damos al vehículo o los lugares por los que circulamos habitualmente el filtro tendrá una duración mayor o menor.

En todo caso, te aconsejamos revisarlo y sustituirlo como mínimo una vez al año para proteger tu salud y la de los tuyos. Déjate aconsejar en tu InterTaller de confianza.