Las ITVs y la DGT se conectan para perseguir a los conductores que no inspeccionan sus vehículos

Menos fraude, menos errores en la transcripción de datos, mejor gestión de las sanciones a los conductores que no pasen con la regularidad establecida por la ITV y mayor seguridad para quien quiera comprar un coche de segunda mano. Y es que desde 2013, las ITVs y la DGT ya están conectadas telemáticamente. Un paso más en el plan de modernización de la DGT para evitar al ciudadano trabas administrativas.

Desde ahora, y gracias al ITICI (Intercambio Telemático de la Inspección Técnica de Vehículos) la Guardia Civil puede acceder a toda la información sobre cada vehículo que pasa por la ITV. Al instante, y desde cualquier ordenador, como, por ejemplo, el que llevan los coches patrulla.

La puesta en marcha de este nuevo sistema ayudará a luchar contra la gran cantidad de conductores que circulan sin haber superado la ITV, cifra que según la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV) se sitúa entre los 1 y 1,5 millones en un parque automovilístico de alrededor de 27 millones de vehículos.

Pero la medida también es de gran utilidad para aquellos conductores interesados en adquirir un vehículo de segunda mano. Gracias al sistema ITICI podrán saber en tiempo la vigencia de las inspecciones y las reformas de importancia realizadas en los mismos. De esta forma, el comprador puede tener mucha más información sobre el vehículo que va a comprar.

En la actualidad, ya se tramitan telemáticamente 21.000 inspecciones periódicas diarias.