NOTICIAS INTERTALLER

Desde el inicio de la crisis muchos conductores tratan de ahorrarse unos euros retrasando el cambio de los neumáticos… y por tanto conduciendo al volante de un vehículo potencialmente inseguro. Y es que, ¿de verdad se puede ahorrar en seguridad?

Así es: tu estilo a la hora de conducir influye mucho en el desgaste de los componentes, hasta el punto de que puede provocar desgaste prematuro e incluso averías.

Como conductor responsable te preocupas del estado de neumáticos, frenos etc. ¡Felicidades! Es el primer paso para circular con seguridad. Pero además, la ley obliga a que llevemos algo más que toda nuestra atención y el coche con la inspección técnica superada.

Los faros de nuestro automóvil no se encargan solo de que veamos la carretera en situaciones de poca visibilidad; también cumplen la función de que los demás nos vean a nosotros y sean conscientes de nuestra presencia. Por eso hay que revisarlas con frecuencia y mantenerlas limpias.

Los amortiguadores, junto con neumáticos y frenos, son uno de los componentes más importantes en realidad a nuestra seguridad en carretera.

Muchos conductores piensan que el sistema de climatizador o de aire acondicionado de su automóvil no necesitan ningún cuidado o mantenimiento. Nada más lejos de la realidad: la eficacia en el funcionamiento del aire acondicionado también se pierde cuanto más lo usemos.

Desde el inicio de la crisis, ha habido una preocupante disminución de las operaciones de mantenimiento (tanto preventivo como correctivo) del coche.  

Poco a poco volvemos a la rutina: los niños vuelven al colegio y los adultos nos reincorporamos a los quehaceres diarios tras nuestra pequeña “cura” vacacional. Volvemos a los madrugones, a las prisas etc. Pero hay un gran olvidado en la operación “vuelta al cole”: el coche. Y es que nuestro automóvil, que seguramente ha sufrido largas jornadas de calor y ha recorrido más kilómetros de lo habitual, también necesita ponerse a punto para el nuevo curso. 

El airbag es uno de los elementos de seguridad pasiva más importantes y, afortunadamente, más presentes en los automóviles que circulan por las carreteras hoy en día.

Mientras el parque automovilístico español no deja de envejecer (y en esto, tiene mucho que ver la crisis), no dejan de alzarse voces de alarma. La realidad es que los coches “entrados en años” tienen muchas más posibilidades de verse implicados en un accidente. Parece algo lógico: en general, los vehículos fabricados hace una década o más carecen de la mayoría de sistemas de ayuda a la conducción modernos.