NOTICIAS INTERTALLER

¿Sabías que las temperaturas extremas del verano pueden ser más perjudiciales para la batería de tu vehículo incluso que el crudo invierno? El calor puede afectar de forma importante a la batería, responsable de suministrar energía eléctrica al coche.

Tienes un vehículo con caja de cambios automática (AT en inglés) para que la conducción sea más agradable y cómoda, pero ¿tienes claro cómo debes cuidar la caja de cambios automática para maximizar en lo posible su vida útil?

Hace calor, conectas el aire acondicionado de tu coche y... ¡un olor desagradable inunda el habitáculo del vehículo! ¿Por qué sucede esto? Bueno, en general es algo que puede suceder a los coches que ya tienen unos añitos.

Al menos, es la conclusión de un estudio realizado por LeasePlan Lab. De acuerdo con este estudio, el periodo con mayor número de siniestros en carretera es el que transcurre entre los meses de mayo y julio.

Cada vez son más frecuentes las ayudas técnicas a la conducción, que tratan de hacernos el desplazamiento más cómodo y, en muchas ocasiones, también más seguro. Una de esas ayudas que se van popularizando son los reguladores de velocidad, conocidos también como control de crucero.

En verano, el interior de nuestro vehículo puede llegar a convertirse en un auténtico horno. Te damos algunos consejos para intentar evitarlo.

Los sistemas de seguridad pasiva son aquellos que tratan de reducir al máximo las consecuencias de un accidente. Es decir, actúan cuando el accidente ya se ha producido; no son un elemento que ayude a que no tenga lugar el accidente. Son sistemas cuya función es que un accidente afecte lo menos posible a los ocupantes del vehículo, como por ejemplo, cinturón de seguridad, airbag, lunas...  

Los amortiguadores absorben los impactos que sufrimos en carretera por baches, badenes etc. Consiguen, de este modo, que la tarea de conducir sea bastante confortable, pero en realidad ésa no es su función más importante. Los amortiguadores tienen la importantísima misión de mantener los neumáticos en contacto con la calzada, así como la de controlar los movimientos de la carrocería. De esta forma, evitan que nuestro vehículo de bandazos y rebote sin control.

Todos los coches producen emisiones de gas, si bien con el tiempo y los avances tecnológicos y legislativos estas emisiones se han reducido drásticamente. Por eso apenas notamos el humo que sale del tubo de escape en circunstancias normales. Ahora bien, si empezamos a ver un humo más denso o de color... atención porque nos puede estar avisando de un problema.

Muchos estudios, encuestas e informes lo dicen: se está perdiendo la cultura del mantenimiento del coche. Ya no es sólo que cada vez alargamos más la visita al taller, corriendo a menudo un gran riesgo de sufrir una avería grave por ello, sino que los conductores apenas sabemos en qué consiste el mantenimiento preventivo de nuestro vehículo y mucho menos cómo realizarlo.